Premios 20 blogs

martes, 8 de julio de 2014

DEP La Saeta Rubia, Grande Don Alfredo

Ayer tuvimos que decir adiós a una de las leyendas que aun quedaban vivas del futbol, en esta ocasión  ha sido Don Alfredo Di Stefano, un astro que en la década de los 50-60 revoluciono el futbol, haciéndolo pasar de un concepto en lo que a futbol posicional se refería a otro en el que como futbolista su desarrollo en el terreno de juego embarcaba la total globalidad.
Di Stefano revoluciono este concepto siendo el primer futbolista global, el mismo podía desempeñar varias posiciones, jugador de equipo, astro del balón, la Saeta Rubia fue el artífice de la grandeza del Madridismo, los colchoneros a pesar de la rivalidad le guardamos un gran respeto por que para cualquier amante del futbol, los grandes astros han de ser reconocidos, y Don Alfredo fue la primera leyenda, el primer futbolista del poker histórico que conforman él. Pele, Cruiyff y Maradona y al que hoy aspira Messi.
Meritos no le faltan a este Argentino de nacimiento Y español de corazón.
No solo símbolo reconocido de un club como el Madrid ( espejo de la cantera con su campo bautizado a su nombre o presidente de honor), artífice de las primeras copas de europa que llegarón a España, Descubridor de la quinta del buitre, filosofo del balón con su marcado carácter argentino.
Hoy el cielo gana una nueva estrella un nuevo titular en su equipo, los Eusebio,Kubala, Puskas, Luis Aragonés están de celebración pues ya tienen un nuevo compañero para darle a la pelota.

Hoy me diría también mi abuelo como tantas veces me decía que ningún jugador alcanzara la magnitud de la Saeta, en fin don Alfredo hoy es leyenda más que nunca DEP.

3 comentarios:

  1. Como bien dices.... un jugador muy completo.

    ResponderEliminar
  2. Lamentable por parte de los dos equipos, que no se recordara, con un minuto de silencio a Di Stéfano, en la semifinal Brasil-Alemania.

    ResponderEliminar
  3. Se fue el más grande, el más completo, en gloria lo tenga el señor
    Saludos

    ResponderEliminar